domingo, 27 de diciembre de 2015

sibila

Lo prometido y esperado: una semana sin vernos. Las redes trafican nuestros mensajes urgentes sin que se evidencie la intención secreta. Soñé contigo- escribió en la mañana del sábado. No le contesté que la luna llena había atracado mi ventana en la madrugada de ese mismo sábado y había extrañado su olor en la almohada. Seguro fue sincronía pero no de lugares. Y queda en mi memoria esa palabra que susurró como Sibila en dos ocasiones rozando mi oído y que vuelve cada vez que el viento estremece el follaje. Y me atraganto con esos libros que idolatra y por coincidencia traje de la biblioteca para pasar los días que otros disfrutan como vacaciones de significado amorfo para mi. Y nosotros, cuadraremos la otra semana ;) -escribió adelantando el futuro como la mujer sabia de espíritu profético y cuerpo de guitarra que no desafina. Ya veremos.

No hay comentarios: