domingo, 24 de abril de 2016

estrellas en el espacio

La vida se puede reducir a un agujero negro. Aún así no perdí la ilusión, soy un perseverante convertido a la terquedad. Su sonrisa y su mirada no dejarán de iluminar ese espacio que parece negro, pero que poco a poco se va colmando de esas estrellas que siempre han estado pero son invisibles cuando el alma no está sintonizada como debe ser. Mis escasos 30 metros cuadrados son su museo personal, no solo de sus pinturas sino también de sus risas y besos. Esa pequeña casa se comienza a derrumbar por el peso del amor, dando paso a una nueva estrella, Saint-Exupéry lo sabía bien.Todos mis espacios se ven colmados, no hay lugar para el medio vaso medio lleno o medio vacío. El color púrpura retumba de cariño y mis pasos se olvidan de las huellas en la arena playera, que al final serán borradas por el principio.

No hay comentarios: