lunes, 17 de octubre de 2016

mentor de la montaña

Los guías siempre aparecen en el momento adecuado. Subimos la montaña para entrevistarlo, es un escultor importante. El camino de entrada coincidía con el que recorrieron los colonizadores de la región cafetera del país. Entró a cuadro de la forma adecuada en éstos casos: desaliñado, con botas hasta la rodilla y ropa interior de invierno medio rota y con chorreones de pintura.

El lugar es una fantasía. La casa está empotrada en la montaña, con esto quiero decir que la montaña es una de las paredes de la casa. Realmente es un taller en el que se funden la cocina, el comedor, el baño y toda la fisionomía habitual de una casa. El área que ocupa es de unos setecientos metros cuadrados construidos. Pinturas, esculturas y creaciones regadas por todo el lugar.

No me sorprendió saber que vive solo. Su forma de pensar es demasiado activa para el adormecimiento en el que nos encontramos en el planeta. Muchos pensarán que está loco, pero no es así, es lúcido y fuerte como los grandes artistas. No es de nuestro tiempo, ni de nuestro planeta.