domingo, 1 de enero de 2017

llamadas de R

Para mi el sentido de la vida ha sido fácil de encontrar desde que soy padre. Eso no indica que antes estuviese perdido, tan solo un poco encerrado. Desde el momento en que ella nació tengo claro a que aferrarme y que dejar ir. Este año nuestra relación evolucionó. Hablamos todo el tiempo y ella deja ver su personalidad y carácter con la claridad propia de la inocencia y la honestidad que acompaña a la infancia.

El jueves estuvimos juntos todo el día. En la noche llamó para saludar y me dijo cosas que me partieron en llanto por la ternura. Lo que más me conmovió fue escucharla decir, mientras lloraba, que no sabía porqué me extrañaba tanto cuando no estábamos juntos. Su madre escuchó la conversación pues estaba en altavoz. Hablamos hasta las once de la noche, cuando lo habitual es que se duerma a eso de las nueve.

Hoy por primera vez fuimos al parque los tres y dejamos ver nuestra idea de familia. Seguiremos siendo una disfuncional y ella sabe que no estaremos juntos, sin embargo hay unión. R es una bendición.

No hay comentarios: