domingo, 5 de marzo de 2017

el bucle eterno

Dicen que algunas personas antes de morir deciden recorrer sus pasos y volver por última vez a los lugares importantes en sus vidas, generalmente aquellos donde fueron felices. Sabina no lo recomienda y lo empiezo a comprender. Nunca me ha interesado resolver los misterios relacionados con la existencia, me parece arrogante en exceso, prefiero que el río siga su curso y no inmiscuirme en lo divino, cósmico y trascendente; cada cual con lo suyo.

Por éstos días y sin que fuese un propósito me he ido encontrando con mujeres que pasaron por mi vida, algunas de lleno y otras apenas rozando la tangente. Lineas que dibujan mi vida. Son muy pocas pero tendrán cabida aquí, no pretendo hacer alarde, tan solo un recuento para dar fe de un nuevo inicio. El bucle eterno.

Me quedo con la imagen de la cantante soñada la noche que fui a uno de sus recitales íntimos con la intención de entrevistarla para mi documental. Su mirada fija cuando la abordé, la atención que prestó a mis palabras y su pregunta sencilla cuando nos dimos la mano: ¿cuál es tu nombre? Le dije Bruno Díaz, con timidez, casi mirando al piso al responderle . Ella no sabe que estaba hablando con Batman, vía facebook, cuando me invitó a su concierto de la próxima semana -para que nos conozcamos en persona- escribió.

No hay comentarios: