martes, 27 de junio de 2017

regreso a ítaca

Recorrer los pasos, descifrar el dédalo, dejar de lado las imposturas que por un momento parecieron necesarias, tal vez por temor. Recordar que el amor se encuentra en lo que no se quiere dejar de hacer nunca. Pensar en volver, tomar el riesgo, otra forma de temor a lo desconocido, un punto de giro en el guión tan solo para ver cómo se comporta el personaje, probar su casta. Se ha perdido la afinación, hay que retomar el trueno en la voz, los instrumentos mágicos se han llenado de polvo pero aún funcionan. Los sueños se encienden, es el camino de regreso a  Ítaca.

miércoles, 21 de junio de 2017

el ritmo en cruz

El tiempo es sinuoso, por sus entresijos se pierde la memoria que puede tardar vidas en ser recuperada. La conciencia despierta sin prisa, la fugacidad de los destellos es precisa y elocuente para el que está sintonizado y en armonía para intuir el cuadro a retazos. De ahí la música del universo y la sinfonía de los multiversos, agentes de la polirritmia anhelada. La coincidencia es tan solo una palabra imperfecta, el jazz  lo sabe bien. La partitura se originó hace eones, los ritmos se dislocan para dar pie al swing, al sabor y la sandunga eterna que da forma al ritmo en cruz, al relámpago de la tormenta, al destello que aturde. El temporal es temporal en la noche de san juan.

sábado, 10 de junio de 2017

la diva en la antípoda

Santa Fe de Bogotá, 6 de junio de 2017

La campanilla del teléfono celular anunció un nuevo mensaje en whatsapp. Eran las 7.45 de la mañana, pensé que era algún alumno inoportuno preguntado por alguna nota que todos olvidaremos sin que a nadie le importe un carajo. Pero para mi sorpresa no resultó ser algún párvulo desorientado sino la mismísima diva escribiendo desde la antípoda. La última vez que supe de ella, seis meses atrás, la dejé en Vietnam aunque residía en  Indonesia. Como es usual abrió la conversación sin formalismos, como si la hubiésemos dejado ayer:

-Hola (mi nombre de pila)! 
-¿Cómo lo trata la vida? Para mí un año de lo más extraño: 
- En tres semanas mamá

Luego envió una fotografía con su panza de madre y me alegré como el que más. Se suponía que ella no podía tener hijos, pero está en camino una nena que, al igual que mi hija, se saltó todas las barreras. Ya estaban dispuestos a adoptar cuando envió mensajes de arribo. En tres semanas aterriza, espero que todo vaya bien porque la diva está por los 45 años.

lunes, 5 de junio de 2017

momentos invisibles


Está claro que mi habilidad social es muy limitada. Por otra parte mi interés es más cercano al retiro y el aislamiento. Las redes sociales cumplen esa labor a partir de la música y la escritura. A los videos tipo espejo de auto-alabanza  los decapito rápidamente. Sin embargo, he soltado la mano y empuñado la pluma de prueba con estos fugaces momentos invisibles.